INICIO TRATAMIENTOS TERAPIA SOBRE MÍ PREGUNTAS FRECUENTES HONORARIOS CONTACTO

 

 

 

 

 

 

 

cerebro

Para superar los problemas, la metodología de trabajo que utilizo es la terapia cognitivo-conductual con un tratamiento personalizado adaptado a tus necesidades.
La efectividad de dicha terapia queda demostrada, ya que el estudio de sus resultados positivos es el que goza de mayor validez científica, por ello, es la que se enseña actualmente en la mayor parte de Facultades de Psicología de España, con el fin de que sea esa terapia la que los futuros psicólogos/as pongan en práctica.

La terapia cognitivo-conductual es una forma de tratamiento psicológico orientada a la acción, en la que el terapeuta y el paciente trabajan en equipo para identificar y resolver problemas. Dicha terapia, asume que los patrones de pensamiento erróneos o no adaptativos, causan un comportamiento contraproducente y emociones “negativas” que interfieren en la vida diaria.
Los terapeutas, ayudan a los pacientes a superar sus dificultades a través de un tratamiento enfocado a la modificación de patrones de pensamiento, de modo que se obtenga un cambio en el estado emocional y en el comportamiento.

¿Cómo se trabaja en Terapia Cognitivo-conductual?

Un terapeuta cognitivo-conductual, intentará explorar los vínculos entre los pensamientos y las emociones que ocurren antes de las conductas disruptivas en las personas. Al establecer estas conexiones, dichas personas, aprenden a identificar y cambiar patrones de pensamientos negativos o inapropiados, y como consecuencia, pueden manejar los comportamientos relacionados con su padecimiento. Al explorar estos patrones de pensamiento que conducen a acciones autodestructivas y las creencias que los dirigen, pueden modificar dichos pensamientos de modo que incrementen su capacidad de lidiar con el mundo.

 Objetivos de la terapia Cognitivo-conductual

Las metas de la terapia cognitiva, son ayudar a las personas a alcanzar un alivio de su desorden y prevenir la reincidencia.
El trabajo en las sesiones, consiste en ayudar a los pacientes a resolver sus problemas de la vida real y enseñarles a modificar su pensamiento inadecuado, comportamiento disfuncional y afecto angustioso. 

De este modo, el objetivo de dicha terapia, es reconocer pensamientos negativos, evaluar su validez y remplazarlos con pensamientos más adecuados, que darán lugar a comportamientos favorables para la persona. Por ejemplo, esta terapia remplaza los pensamientos que llevan a la baja autoestima (“no puedo hacer nada bien”) con expectativas positivas, como “puedo hacer esto correctamente”.

La terapia cognitivo conductual, se utiliza para muchos trastornos de ansiedad, como trastorno obsesivo compulsivo (TOC), ataques de pánico, trastorno de estrés post-traumático, desórdenes alimenticios (bulimia, anorexia), abuso de sustancias y acompañado de medicación psiquiátrica puede ayudar mucho a personas con esquizofrenia, trastorno bipolar y TDAH.

La terapia cognitivo conductual, es un tratamiento muy efectivo para la depresión.
Dicha orientación, mantiene el supuesto que el ánimo de las personas está directamente relacionado con sus patrones de pensamiento. Los patrones de pensamiento disfuncionales y negativos afectan el ánimo de la persona, el sentido de sí mismos, el comportamiento e incluso su estado físico.